Desarrollo profesional y mentoring: una estrategia ganadora

Ayuda entre compañeros en la montaña

“Siempre transmite lo que has aprendido”

Esta frase del famoso maestro YODA quizá resuma el aspecto clave en los procesos de mentoring. En esta relación tan especial, una persona con más experiencia en un área determinada, el mentor, ayuda a otra persona con menos experiencia, el tutelado, en su desarrollo profesional.

Posiblemente es una actividad tan antigua como nuestra propia civilización, y en los ámbitos profesionales se ha utilizado tradicionalmente en la relación “maestro-aprendiz”. ¿Quién no recuerda a alguna de esas personas clave que nos ayudaron a plantearnos diferentes alternativas para conseguir nuevos retos?

Hoy día, los conocimientos evolucionan constantemente. Y la tecnología cambia velozmente. Eso hace difícil encontrar, en el entorno laboral, la estabilidad necesaria para trasmitir conocimientos y experiencias de forma estable y consistente.

Pero, ¿todo es mentoring?

De ahí que, en los últimos años, el mentoring se haya ido consolidando como una alternativa eficaz para los jóvenes, y no tan jóvenes, profesionales que buscan una fuente fiable con la que compartir sus objetivos de desarrollo y analizar estrategias ganadoras para su consecución.

Y como muestra bien vale un botón. Al final de este blog os adjunto algunos enlaces de artículos aparecidos en prensa sólo en estos últimos meses.

Sin embargo, esta proliferación del concepto exige que seamos cautos a la hora de considerar cualquier actividad como una verdadera acción de mentoría. Los consejos puntuales de cualquier amigo o colega de trabajo son, sin duda, muy útiles, pero se necesita algo más para que podamos considerarlo un proceso eficaz.

Características esenciales de los programas de mentoring

Durante mi experiencia profesional, en el ámbito de la gestión y el desarrollo de Recursos Humanos, he participado en la elaboración y puesta en práctica de programas de mentoring. Y actualmente colaboro con algunos Colegios Profesionales en su planificación y gestión.

En todos los casos creo que tienen que estar presentes algunos elementos esenciales:

  • La existencia de un proceso estructurado que incluya la utilización de una metodología definida y unas herramientas de apoyo para los participantes.
  • La definición de los objetivos generales que se pretenden alcanzar con el programa, así como la articulación de la filosofía y los valores que se quieren desarrollar.
  • La identificación de unos mentores cualificados que posean varias competencias clave (sin ser exhaustivo, citaré solo algunas que considero fundamentales: la motivación para compartir y ayudar a otros, la capacidad de escucha, la capacidad de proporcionar feedback, la empatía…)
  • La definición de objetivos concretos y planificados en el tiempo para cada uno de los procesos. Poseer un plan detallado con las acciones a desarrollar, facilitará el análisis de los progresos alcanzados.
  • Disponer de un plan de formación como soporte tanto para tutelados como para mentores.
  • Contar con un equipo de apoyo que facilite y coordine todas las actividades planificadas. Además, debe garantizar y evaluar la calidad del programa.

Y entonces, ¿quién puede desarrollar estos programas?

Dadas todas estas características, solo algunas instituciones o empresas pueden dedicar los recursos, tanto humanos como de soporte, para la realización de estas actividades. Afortunadamente en los últimos años  se han creado en España, asociaciones y redes de mentoring que los facilitan. También hay empresas que vienen desarrollando estos programas a nivel interno para sus empleados.

Pero quiero centrarme ahora en iniciativas que conozco de algunos Colegios Profesionales (Psicólogos, Aparejadores y Biólogos, entre otros). Al tratarse de instituciones profesionales su papel es clave en la creación y desarrollo de plataformas de apoyo colaborativo entre sus asociados que faciliten e impulsen estos procesos.

Al compartir actividad profesional interpretan adecuadamente las oportunidades que pueden encontrarse en el desarrollo de distintas opciones de carrera. Los mentores han experimentado, con casi toda seguridad, algunas de las dificultades que encuentran los profesionales más noveles, y pueden realizar análisis objetivos sobre las fortalezas y debilidades de los tutelados.

El valor añadido de los Colegios Profesionales

  • Contribuyen al desarrollo profesional de los colegiados, ya sean nuevos o veteranos, que se encuentran trabajando en los distintos ámbitos de los respectivos Colegios o bien desean comenzar un proyecto empresarial.
  • Facilitan a todos los colegiados el reciclaje y la adquisición de nuevos conocimientos, habilidades y actitudes.
  • Ayudan a que la cadena de conocimientos y saberes se traspase tanto intra como intergeneracional (incluido el conocido como “mentoring inverso”).
  • Se crea una comunidad de aprendizaje, donde mentores y tutelados pueden generar sinergias de conocimiento, valores y networking.
  • Contribuyen al desarrollo social sostenible a través de las buenas prácticas y ética profesional, favoreciendo así la “Responsabilidad Social Corporativa”.

Conclusión

Todas estas ventajas no son simples declaraciones de intenciones en una presentación para una conferencia. Están avaladas por las evaluaciones y testimonios de los participantes en algunos de los programas recientemente desarrollados.

La tabla siguiente refleja las medias de las valoraciones de mentores y tutelados sobre distintos aspectos del programa y explican por si solos la percepción tan positiva de los participantes (más de 40 en este caso):

Pero quizá resulten más ilustrativos algunos de sus testimonios de tipo cualitativo:

“Mi mentora ha estado atenta en todo momento para entender qué es lo que pienso, lo que necesito y cómo me siento.”

 “Estoy reflexionando, tomando conciencia y aceptando ciertas situaciones, que sé que me llevarán a avanzar.”

“Es un lujo poder contar con un programa de este nivel colmado por los grandes profesionales que lo forman.”

“En mi opinión, es emocionante comprobar el crecimiento y madurez de análisis que se consigue durante el proceso. Para mí es gratificante y motivador.”

“Gracias por darnos la oportunidad de regalar nuestra experiencia y brillar. Ha sido un placer”

“Altamente recomendable para todo aquel que considere necesario evolucionar de alguna manera profesionalmente.”

 “(…en cuanto a mi mentor…) a modo de conclusión y parafraseando a Newton: si veo más allá es porque me he subido a lomos de un gigante.”

Pues eso…que más se puede añadir.

Artículos aparecidos recientemente en prensa sobre mentoring:

Bibliografía:

  • Norman H. Cohen, 2004. Mentoring. Editorial Universitaria Ramón Areces
  • Luis Ezcurra de Alburquerque, 2016. Smart Mentoring: Una Metodología para el Desarrollo Estratégico del Talento. FC Editorial.
Print Friendly, PDF & Email

Un comentario sobre “Desarrollo profesional y mentoring: una estrategia ganadora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el siguiente enlace.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.