Diagnóstico del TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos del neurodesarrollo más frecuentes en población infantil. Se caracteriza por presentar niveles excesivamente elevados de falta de atención, impulsividad o hiperactividad. Se estima una prevalencia mundial del 5% con valores que oscilan entre el 3% al 7%1. En España, la prevalencia estimada se encuentra dentro de este rango, tanto en niños y niñas de edad preescolar como escolar2. Para entender mejor estos datos, podríamos decir que es probable que en un aula de 25 alumnos haya 1 ó 2 niños o niñas con TDAH. Es importante enfatizar que este trastorno puede presentarse tanto en niños como en niñas, aunque la expresión del trastorno y las dificultades que lo acompañan pueden diferir entre unos y otros.

Se debe recalcar que a pesar de que en algunos contextos el trastorno pueda haberse trivializado o minusvalorado, el TDAH puede llegar a repercutir gravemente en múltiples contextos si no es diagnosticado adecuadamente y a tiempo. Entre las consecuencias más frecuentes de la ausencia de diagnóstico y tratamiento se encuentra el fracaso escolar (suspensos de asignaturas, repetición de curso), problemas afectivos (baja autoestima, bajo estado de ánimo, sentimientos de incapacidad, ansiedad), problemas familiares (incremento de los conflictos) o problemas con el abuso de sustancias.

La evaluación de un posible TDAH requiere la participación de profesionales de la salud con experiencia clínica y formación en trastornos del neurodesarrollo. Entre ellos juega un papel fundamental la figura del neuropsicólogo infantil por su formación especializada en los trastornos del neurodesarrollo y en la relación cerebro-mente-conducta.

El diagnóstico de TDAH no es un proceso simple, ni menor. Entre los factores más relevantes a tener en cuenta en este proceso se encuentran los siguientes3:

– Los síntomas del trastorno no son exclusivos del TDAH4. Los niños y niñas sin el trastorno también los presentan, aunque generalmente en un menor grado y sin generarles problemas en su vida cotidiana. Por ello, el primero reto clínico consiste en diferenciar correctamente entre la normalidad y el trastorno.

– Los síntomas del trastorno pueden originarse por otros trastornos o condiciones5. Es lo que denominamos “fenocopias del TDAH”. Los niños o niñas pueden encontrarse ensimismados, distraídos, en su mundo, irritables, movidos o inquietos por otros factores que no son un TDAH. Entre estos factores se encuentran otros trastornos del neurodesarrollo (p.e., la fatiga atencional y la distracción pueden originarse secundariamente por una dislexia o por un trastorno del desarrollo intelectual), la presencia de un trastorno psicológico (ansiedad, bajo estado de ánimo o trastorno de conducta) o la presencia de un problema médico (p.e., hipertiroidismo o epilepsia). Así, el segundo reto clínico es diferenciar lo que es TDAH de otros trastornos y condiciones.

– El TDAH no suele aparecer solo6. Más de la mitad de niños y niñas con TDAH tienen al menos otro trastorno además del TDAH. A esto lo llamamos comorbilidad. Estas dificultades añadidas pueden incluso ser más relevantes que el propio TDAH y, en todos los casos, deben condicionar el diseño de la intervención neuropsicológica y farmacológica. Por ello, el tercer reto clínico consiste en evaluar y diagnosticar está presente no sólo el TDAH sino también otros trastornos comórbidos.

Por tanto, un correcto diagnóstico de TDAH requiere dar una adecuada respuesta a estos tres retos clínicos. Para ello, es indispensable seguir los criterios establecidos por las principales guías clínicas (DSM-5, CIE-11, NICE) y será necesario apoyarse en la información obtenida por la evaluación neuropsicológica. Se debe recordar que no existe prueba o cuestionario alguno que por sí mismo sea diagnóstico. La interpretación conjunta de la información recogida durante todo el proceso de evaluación, con la entrevista como elemento central del proceso, es la que determinará el diagnóstico.

Artículo escrito por el equipo UAM-Neuromottiva
Dr. Jacobo Albert, Dra. Sara López-Martín, Alberto J. Sánchez-Carmona.
Actividad relacionada con el proyecto PSI2017-84922-R (MINECO)
Referencias
  1. Polanczyk, G., De Lima, M. S., Horta, B. L., Biederman, J., & Rohde, L. A. (2007).  American Journal of Psychiatry164(6), 942-948.
  2. Catalá-López, F., Peiró, S., Ridao, M., Sanfélix-Gimeno, G., Gènova-Maleras, R., & Catalá, M. A. (2012).  BMC Psychiatry12(1), 168.
  3. Albert, J. (2017). Diagnóstico diferencial del TDAH y trastornos del neurodesarollo. Comunicación presentada en el Summit IV Edición (Shire). Madrid.
  4. Fernández-Jaén, A., López-Martín, S., Albert, J., Fernández-Mayoralas, D. M., Fernández-Perrone, A. L., Calleja-Pérez, B., & López-Arribas, S. (2017). Revista de Neurologia64(s01), S101-4.
  5. Fernández-Jaén, A., Fernández-Mayoralas, D., Fernández-Perrone, A., Jiménez, A., Albert, J., López-Martín, S., … & López-Arribas, S. (2018). Revista de Neurología 66(Supl 1), S103-7.
  6. Reale, L., Bartoli, B., Cartabia, M., Zanetti, M., Costantino, M. A., Canevini, M. P., … & Lombardy ADHD Group. (2017). European Child & Adolescent Psychiatry26(12), 1443-1457.
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el siguiente enlace.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.