El Duelo tras una Muerte por Suicidio: los Supervivientes.

Este artículo pretende arrojar un poco de luz sobre una realidad aún más silenciada que la muerte por suicidio. Quiero dar a conocer la dura realidad de quienes quedan, de los familiares y allegados de personas que un día tomaron la decisión de suicidarse y lo lograron. Estas personas, auto-denominadas supervivientes, tienen un duro recorrido por delante para reconstruir sus vidas y lograr volver a encontrar un significado a ese futuro en el que la persona querida ya no estará.

¿Por qué Supervivientes?

Cuando pensamos en este concepto nos viene la idea de una persona que sobrevive a algo y, en el ámbito del suicidio, nos lleva a pensar en las personas que han realizado un acto suicida y han sobrevivido. Sin embargo, la supervivencia es definida como la acción y efecto de sobrevivir; y este término, a su vez, hace referencia a “vivir después de un determinado suceso”. Por tanto, puede también ser empleado para describir el hecho de vivir tras la muerte de otra persona (máxime si ésta es en sí misma un hecho traumático).

Hablando con supervivientes, escuchando sus historias, las dificultades a las que se enfrentan en su nueva realidad, es fácil comprender que hayan apostado por definirse de este modo. En su libro La mirada del suicida,J.C. Pérez (superviviente), lo expresa así: “Superviviente es la otra víctima, no los que mueren… sino todas las personas a las que afecta para siempre la iniciativa del suicida.”

El Duelo tras una Muerte por Suicidio

No es posible desarrollar en tan breve espacio los pormenores del proceso de duelo y menos aún entrar a analizar los aspectos diferenciales presentes en el duelo que acontece tras una muerte violenta, inesperada y traumática, como la muerte por suicidio. No obstante sí quiero poner el foco sobre algunos puntos básicos. Para ello, quiero citar a Neimeyer (2002), quien explica que:

 “Aunque es importante no “patologizar” el duelo presentándolo como si fuera una enfermedad, también es importante reconocer que la reorganización satisfactoria de la propia vida después de una pérdida importante no es un resultado que esté garantizado”.

En este sentido, puede ser útil tener presente que:

  • La posibilidad de que el duelo se complique, será mayor en aquellos casos en los que la pérdida haya sido traumática (como un suicidio).
  • La calidad del apoyo con que cuenten los dolientes será un facilitador para resolver el duelo o, por el contrario, dificultar su elaboración.
  • El tabú que rodea al suicidio, la ocultación del motivo de la muerte por miedo al estigma, al juicio, los sentimientos de culpa, etc. son factores que pueden dificultar enormemente el proceso.

Un modo didáctico de bucear un poquito más en esta realidad es de la mano de Supervivientes, un documental que recoge testimonios de familiares de personas que se suicidaron y de otros que fracasaron en su intento de quitarse la vida.

¿Y qué podemos hacer como profesionales?

Considero una responsabilidad dar a conocer la realidad del suicidio y sus repercusiones, no solo en relación a las personas con ideación suicida y/o intentos autolíticos, sino también en relación a sus familiares y allegados.

Con relación a los primeros protagonistas, los suicidas, estamos siendo testigos de cómo se comienza a gestar un cambio de actitud en sociedad, medios de comunicación y ámbitos políticos y profesionales; de manera que de ser una realidad oculta, se está pasando a la visibilización de este enorme problema. Destaco en este sentido el hecho de que este tema haya comenzado a ser objeto de debate en foros políticos, con acciones como PNL en distintas Asambleas Regionales para implementar Planes de Prevención del Suicidio, o que la nueva ministra de Sanidad haya decidido que la prevención del suicidio sea una prioridad del nuevo gobierno.

Respecto a los segundos protagonistas, los supervivientes, en base a mi experiencia profesional debo afirmar que cuando hablamos del entorno que les rodea, de lo que viven en su relación diaria con alguien con ideación suicida y de lo que viven cuando ésta muere por suicidio, la ocultación y el silencio son aún demoledores.

El proceso de duelo debe considerarse como algo en lo que los supervivientes tienen un papel activo y realizan acciones concretas (adaptativas o no) para hacer frente a su dolor. En este sentido, es fundamental concienciar a los distintos actores sociales y profesionales que pudieran entrar en contacto con los supervivientes, de que ellos también pueden -y deben- participar activamente en este proceso, acompañándoles, rompiendo el silencio y permitiéndoles HABLAR DE SU DOLOR.

Para muestra… una Asociación

La red de apoyo que favorecerá a los supervivientes transitar el duelo puede configurarse de distintas maneras. En unos casos, podría ser la propia familia y amigos quienes ofrezcan ese apoyo; sin embargo, eso puede verse dificultado por estar también afectados, o por el tabú sobre estas muertes y el silencio que las rodea. En otros casos, será necesario recurrir a apoyos externos, contar con espacios en los que poder expresar lo que se está viviendo y compartir. Aquí el abanico de opciones es amplio: apoyo espiritual-religioso, profesionales de la salud mental, grupos de apoyo mutuo, etc. En este sentido es de justicia reconocer cómo el movimiento asociativo que se ha ido configurando en torno a este tema, ha cubierto parte de las carencias del sistema actual para dar atención a estas personas.

Entre estas asociaciones, me gustaría destacar por su larga trayectoria y su estrecha colaboración con entidades como el COP-M o la propia Comunidad de Madrid, la RedAIPIS-FAeDS que cuenta desde hace tiempo con un área destinada a prestar apoyo a los supervivientes y que ofrece documentos de consulta, así como espacios de encuentro entre supervivientes. El evento más reciente llevado a acabo con los supervivientes como destinatarios ha sido precisamente el pasado 17 de noviembre con motivo de la conmemoración del Día Internacional de los Supervivientes a la muerte por suicidio (que se celebra anualmente, el tercer sábado de noviembre),  con un acto especial donde acudieron para darse apoyo mutuo y dar visibilidad a este tema multitud de personas afectadas por la muerte por suicidio de seres queridos.

¿Queréis conocer más?

Para quienes queráis profundizar un poquito más en este tema, os invito a:

  • Visionar el vídeo de este post.
  • Leer algún libro escrito por supervivientes:
    -Bonnett, P. (2013). Lo que no tiene nombre. Bogotá, Colombia: Alfaguara.
    -Pérez, J.C. (2011). La mirada del Suicida. El Enigma y el Estigma. Madrid, España: Plaza y Valdés Editores.
Print Friendly, PDF & Email
ESTHER GONZÁLEZ JIMÉNEZ

Acerca de ESTHER GONZÁLEZ JIMÉNEZ

Psicóloga Clínica adjunta, en Servicio Salud Mental  Complejo Hospitalario de Toledo. Miembro del Grupo de Estudio e Investigación de la Conducta Suicida del COP-M y de la Asociación AIPIS_FAeDS.

Ver todas las entradas de ESTHER GONZÁLEZ JIMÉNEZ →

3 comentarios sobre “El Duelo tras una Muerte por Suicidio: los Supervivientes.”

  1. Me gustaría encontrar un grupo de apoyo, estoy pasando por el suicidio de mi hermano menor. Los dias, las horas son de mucha angustia, estoy llendo al sicólogo y algo ayuda, pero necesito estar con personas que estén pasando por esto, la culpa, las preguntas, el desasosiego de tantan emociones juntas. Soy de Sevilla. Les pido ayuda.

    1. Yo tambien perdi a mi hermano pequeño. Aprendes a convivir con el dolor. A ver las cosas de otra manera. E incluso a vivir tu propia vida con otra perspectiva…
      Se necesita mucho amor para superarlo…mucho!
      Un beso enorme!!
      Rocio

  2. Una muerte por suicidio,debe ser muy pero que muy traumática, pero (siempre hay un pero)siempre el que queda en esta vida deberá superarlo, con amor mucho amor. Yolin, te queremos y no estarás sola nunca, tienes además a Blanquita que es extraordinaria y también su Novio Alberto que es una gran persona, tu ex Pachi también te arropará y dará cariño porque además en estas situaciones lo necesitamos.Yo también estoy ahí para ayudarte si te dejas.
    Un beso muy cariñoso.
    Nanín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.