La agresividad entendida desde el modelado en niños y adolescentes

5La agresividad y su gestión son fenómenos que los psicólogos infantojuveniles nos encontramos con frecuencia en las consultas. Es esencial que los profesionales de la salud mental dispongamos de diversas ópticas a la hora de poder afrontar las demandas en la  infantil, adolescencia y edad adulta. El modelado resulta una óptica interesante a la hora de entender estos fenómenos.Es cierto que la agresividad es un fenómeno multicausal, y debemos ser cautos a la hora de atribuir una única génesis de la misma, pero, el objetivo del presente post es ayudar a comprender el origen y el despliegue de dicha agresividad en el entorno infantil.

agresividad
La agresividad puede ser resultado de un proceso de imitación desde muy temprana edad.

Albert Bandura es un psicólogo americano que describió un tipo de aprendizaje basado en la observación de otros individuos realizando ciertas actividades. Según la teoría del aprendizaje social (Bandura, 1977), los seres humanos aprenderíamos mediante la observación de la actuación de modelos, y de las consecuencias que dichos modelos sufran por sus acciones. En este artículo puedes conocer mejor las características de los modelos que hacen más eficaz dicho aprendizaje.

Con el uso de las nuevas tecnologías, el mundo estimular y de modelos al que se ven expuestos los niños es mucho más amplio. La televisión, internet y los videojuegos, pueden jugar un papel fundamental a la hora de explicar la adquisición de conductas agresivas incluso en familias, cuyos padres no acostumbran a responder de este modo, y acuden a consulta impresionados por la cantidad de explosiones de agresividad que exhiben sus hijos.

Diversos estudios (Peña, Andreu y Muñoz, 1999; Manzo y Reyes, 2009), demuestran que la exposición a estímulos agresivos como dibujos animados (tanto japoneses como americanos), tiene una relación directa estadísticamente significativa con la presencia de conductas agresivas. A su vez, daba igual la supuesta motivación de la respuesta agresiva, ya que los menores mostraban mayor nivel de agresividad o incluso ciertas propensiones al comportamiento antisocial. Por último, ciertos estudios (Etxeberria, 2011) demuestran que la exposición a videojuegos violentos está relacionada con conductas, pensamientos y actitudes agresivas, además de disminuir la empatía hacia las victimas y las conductas prosociales.

Por último, otro estudio (Rodríguez y Fernández, 2014) demuestra la relación directa entre el consumo de internet y las conductas externalizantes. Cabe plantear la duda si será la exposición a modelos agresivos lo que determina la relación entre estas variables, ya que, otros estudios (Greenfield y Yan, 2006), demuestran que el uso de internet puede tener un impacto positivo en el desarrollo cognitivo de los menores.

Modelado
Padre e hijo disfrutando de una tarde de deporte. Un modelo de prevención de la agresividad

Llegados a este punto, es interesante plantear que el visionado de respuestas agresivas por parte de los menores, tiene una relación directa con el despliegue de conductas agresivas y otras conductas externalizantes. Es indispensable que a la vez que la era de la tecnología evoluciona a pasos agigantados, seamos los psicólogos los que también atajemos este problema y llevemos a cabo programas de prevención y educación familiar en nuevas tecnologías para poder desarrollar programas psicoeducacionales que acerquen e informen de esta realidad a las familias y contribuyamos a ayudar a crecer en salud y con un uso responsable y adecuado de las nuevas tecnologías.

Por supuesto, el aprendizaje vicario, o modelado también sirve para la adquisición de conductas positivas y protectoras de la salud, por lo que, invirtiendo la dinámica, y utilizando estos recursos para promover la salud, también conseguiremos enseñar a nuestros menores formas saludables de resolución de conflictos y de gestión emocional que garanticen la salud y la empatía.

Os dejo el vídeo original del experimento de Bandura subtitulado al castellano para ilustrar lo expuesto anteriormente.

Referencias
  • Bandura, A. (1977). Social Learning Theory. General Learning Press.
  • Greenfield, P. y Zheng, Y. (2006). Children, Adolescents, and the Internet: A New Field of Inquiry in Developmental Psychology. Developmental Psychology, 42(3), 391-394
  • Manzo Chávez, M.C. y Reyes Virrueta, E. (2009). La violencia en los dibujos animados norteamericanos y japoneses: su impacto en la agresividad infantil. Alternativas en Psicología, 20(1), 26-34.
  • Peña Fernández, M.E., Andreu Rodríguez, J.M. y Muñoz Rivas, M.J. (1999). Efectos de la visión de escenas violentas en la conducta agresiva infantil. Psicothema, 11(1), 27-36.
  • Rodríguez Puentes, A., y Fernández Parra, A. (2014). Relación entre el tiempo de uso de las redes sociales en internet y la salud mental en adolescentes colombianos. Acta Colombiana de Psicología, 17(1), 131-140. Recuperado de http://editorial.ucatolica.edu.co/ojsucatolica/revistas_ucatolica/index.php/acta-colombiana-psicologia/article/view/7
Print Friendly, PDF & Email

Acerca de SAMUEL FERNANDEZ-SALINERO SAN MARTIN

Ver todas las entradas de SAMUEL FERNANDEZ-SALINERO SAN MARTIN →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el siguiente enlace.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.