La inflexibilidad psicológica

Hace un año me formé en terapias de tercera generación, más concretamente en la Terapia de Aceptación y Compromiso. Había escuchado hablar de ella a Carmen Luciano, en una pequeña presentación que tuvo lugar en una de las clases de un Máster de psicología conductual que yo estaba realizando en aquellos momentos.

Inicié la formación en ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) por recomendación de varios de mis compañeros de trabajo y también por el momento profesional por el que me encontraba, una especie de estancamiento y desmotivación, todo junto, todo mezclado.

Los comienzos de la formación no fueron fáciles. De repente, tienes que resetear tu cabeza, si eras una cognitiva profunda como lo era yo y empezar a ver conducta donde antes sólo veía pensamiento. Pero esto no era todo, y las barreras con las que me iba encontrando eran cada vez mayores. Me venían pensamientos del tipo “¿esto para qué?” “no tiene sentido” “me he equivocado” “esto no encaja conmigo”. También hay que sumarle la parte teórica: Teoría del Marco Relacional , el Análisis Funcional, la defusion y siempre observando las conductas clínicas del paciente “porqué todo es conducta” cuando estás en sesión.

Según pasaban los días, las semanas, me iba empapando de la metodología y de la forma de hacer, casi sin darme cuenta. Creo que tuve la suerte de toparme con grandes profesionales que me ayudaron a ver las cosas desde gran perspectiva.

Una de las cosas más potentes con las que me encontré fue el experimentar todo en mí, conmigo misma. Cada ejercicio, cada actividad, cada herramienta, todo lo poníamos en practica no era algo que le contabas “al otro”, era algo que vivías, que sentías, que experimentabas y eso hacía que ACT empezara a formar parte de ti.

ACT es una terapia de las llamadas de tercera generación. Es una terapia contextual que no trabaja en la disminución del síntoma, su foco de atención se centra en el “hacer”. Parte de la idea que lo que genera malestar y sufrimiento al ser humano está en como vinculamos y nos relacionamos las personas con nuestros propios eventos privados (los pensamientos, las emociones, los recuerdos, las sensaciones). En general, hacemos por  evitar nuestro propio malestar y esto produce el efecto contrario. Este funcionamiento de evitar situaciones seria el problema: La evitación experiencial o inflexibilidad psicológica.

La Terapia de Aceptacion y Compromiso utiliza un gran número de ejercicios experienciales y metáforas donde hacen ver al cliente, de manera clara y concisa, la lucha que ejercer sobre sus propios eventos privados. Además se fundamenta en una perspectiva funcional y contextual de las patologías, dejando de lado la clasificación topográfica de las mismas.

Marca sus bases en la Teoría del Marco Relacional, por lo que se encuadra en una nueva teoría del Lenguaje y la Cognición; y va caminando hacia la clarificación de valores y el autodescubrimiento.

Hoy, puedo decir, que he vuelto a enamorarme de mi profesión y cada día intento “sacarme brillo” como siempre dice Marisa Paez.

Si alguien quiere introducirse recomiendo Paez Blarrima, Marisa y Montesinos Marín, Francisco (2016). Tratando con Terapia de Aceptación y Compromiso. Madrid. Pirámide. Como una introducción a la terapia, con los tres pilares donde se asienta ACT y sus implicaciones para la práctica clínica.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.