Por qué  y para qué de la Psicología Coaching

Coaching

El término coaching está siendo usado actualmente de forma indiferenciada y oportunista para denominar diferentes actividades: consejo, asesoramiento, formación, entrenamiento, instrucción, enjuiciamiento, desarrollo personal y profesional, acciones de carácter motivacional, charlas, planteamientos filosóficos y existenciales, incluso terapias, etc. La confusión, para clientes y profesionales, está servida. No sólo no se sabe a qué se está refiriendo con ese término sino que también hay una gran confusión sobre su uso y la cualificaciones profesionales de quienes dicen realizar coaching.

El coaching es un método que permite focalizar a la persona o al equipo en los objetivos que quiere alcanzar y en establecer los pasos para conseguirlos. No, no es ni una disciplina, ya que no cuenta con un cuerpo teórico propio sino que utiliza el de la Psicología (especialmente Humanismo, Cognitivo-conductual, Gestalt, Psicología Positiva, etc.) y añade todo aquella técnica que pueda ser de interés para su eficacia: principios de Managment, alto rendimiento deportivo, lingüística, filosofía. Tampoco es una profesión en sí misma sino que se enmarca en el desempeño del desarrollo de personas que ya propugnaba el movimiento del Potencial Humano de los años 60.

De forma preferente, se ha venido aplicando tanto individualmente como con equipos, en aquellos ámbitos donde la consecución de resultados es una finalidad intrínseca a la actividad como son: deporte, organizaciones, desarrollo personal; educación, social, etc.

Psicología y Coaching

Muchos de los psicólogos que aplicamos este método lo hacemos en una triada profesional de servicios: psicoterapia-formación-coaching o consultoría-formación-coaching. Esto hace evidente la complementariedad de los servicios que ofrecemos y las vías que estamos utilizando para ampliar la versatilidad metodológica de nuestro portfolio profesional para dar servicio a las diferentes necesidades de nuestros clientes.

Es difícil sostener que el coaching no tiene que ver con la Psicología como afirman muchos coaches (por diferentes intereses, tales como el desconocimiento, la diferenciación, el marketing, etc.). Si no, qué es el trabajo para desarrollar a una persona en el que se trabajan con los procesos cognitivos (atención, percepción, aprendizaje); procesos motivacionales; emocionales; corporales; conductuales, sistémicos,…  Es difícil sostener que el trabajo con cómo las personas piensan, sienten y actúan (triada cognitiva) no tiene que ver con la Psicología. A nadie se le ocurre decir que la ortodoncia no tiene que ver con la odontología, ¿o sí?

Claro que para muchas personas la Psicología es sinónimo de Psicología clínica e incluso de Psicoanálisis. Desconocen las múltiples aplicaciones de la Psicología -que son tantas como actividades realizamos los seres humanos-. Esto hace que, para muchas personas aún, “ir al psicólogo” es sinónimo de reconocer que tiene un problema y, sin embargo, “tener un coach”, es tanto como ir a más, como les ocurre a los deportistas que tienen un coach para conseguir mejores resultados. Históricamente el término coach está asociado al de entrenador deportivo.

Por lo tanto, ¡SÍ!, tenemos que “comunicar” con más pro-actividad y eficacia que la Psicología no es sólo tratar a personas con dificultades mentales y sociales, es también, y en ley de grandes números, más, tratar con las personas en todas las áreas de su actividad vital, social y profesional. La Psicología Coaching aglutina esta idea de aplicar la Psicología para conseguir mejores resultados, mayor bienestar, mejor ajuste vital y social de las personas que, en principio, ya están bien. De ahí que, a los profesionales de la Psicología, nos interese tanto por vocación como por eficiencia, formarnos y aplicar esta eficaz metodología.

La penetración del término en todas las áreas de la sociedad ha venido de la mano de tres factores:

  1. La atracción del término, asociado a entrenador deportivo
  2. La eficacia del método
  3. La universalidad de su aplicación

Los psicólogos que trabajamos con Psicología Coaching trabajamos sobre la forma en que el cliente piensa, siente o actúa con respecto a sus objetivos (a veces esto de definir los objetivos es el punto clave) para que consiga la forma óptima de hacerlo superando sus frenos y aprovechando sus  fortalezas.

Lo que caracteriza sustancialmente al método del coaching y sus diferentes variantes, es que sigue un esquema básico para generar consciencia, hacerse responsable y tomar acción (CRA).Genera un puente entre donde está ahora una persona y donde desea estar y, por ello, es útil en cualquier actividad, es aplicable en cualquier ámbito de actuación del ser humano.

Como ya se ha dicho, se aplica en población no clínica, por lo que habría que pensar que sería de utilidad con la mayor parte de la población. La condición necesaria es que el cliente (coachee) sea capaz de asumir decisiones sobre sus acciones y llevarlas a cabo, siguiendo el plan que ha definido para alcanzar sus objetivos. El cliente de Psicología Coaching está orientado al futuro y al desarrollo de estrategias y planificación de acciones para el logro de sus objetivos en las distintas áreas de su vida.

Es un método sólo apto para aquellos clientes que están, como suele afirmar Luis Picazo (Psicólogo experto en coaching, PsEC®)libres en la acción”, es decir, que son capaces de plantearse cambiar y tienen la capacidad de hacerlo.

Junto a esto, es clave la posición actitudinal del coach, no cabe otra actitud que la que propugna Carl Rogers con su Psicología Humanista y que se puede apreciar en el video “Entrevista a Gloria

En fin, método, procedimiento de trabajo, cliente y coach se tienen que ajustar con un especial equilibrio para que el cliente consiga sus objetivos y, de ahí, que la preparación del coach técnica y personal es diferencial y, más aún, si ese coach es psicólogo. Por eso el COPM ofrece una formación con carácter de experto universitario que forma, “da forma” a los psicólogos para el ejercicio del coaching.

Por qué formarse en Coaching

¿Por qué a un psicólogo le interesa formarse en coaching?

Por varias razones:

  • Es un método que se enmarca en su área de conocimiento
  • La amplitud metodológica que gana con su aprendizaje es exponencial
  • La eficacia del método está ampliamente probado
  • La demanda social de este servicio es creciente
  • El método se aplica en todas las áreas de la actividad humana donde haya que conseguir resultados
  • Es una forma de trabajar diferenciada y demandada en desarrollo de personas: formación, liderazgo, servicios personales,…

Y ¿por qué le interesa formarse en un colegio profesional?

  • Porque la formación se dirige expresamente a psicólogos
  • Aprovecha todo su bagaje profesional y ancla el aprendizaje en el cuerpo de conocimiento ya aprendido
  • Porque el nivel de aula es muy alto, homogéneo y diferencial
  • Porque el aprendizaje grupal es muy rico y diverso
  • Porque se potencia un mayor nivel de aprendizaje y dominio competencial
  • Porque la formación, el entrenamiento y la supervisión es realizada por Psicólogos expertos en coaching, con un mínimo de experiencia de 500 h. en procesos de coaching y entrenados en supervisión.
Por qué un psicólogo coach le interesa a un cliente

¿Por qué a un cliente le interesa ir a un psicólogo experto en coaching PsEC®)?

Pues por seis razones principalmente:

  1. Un psicólogo experto en coaching, es ante todo, un licenciado / graduado en Psicología, es decir, tiene los conocimientos científicos que garantizan su comprensión de cómo piensa, siente y actúa la persona, lo que le permite valorar si el método de coaching es apropiado para el cliente, para lo que se propone y en este momento. El trabajo con coaching con una persona predispuesta a la depresión, ansiedad o a cuadros obsesivos compulsivos, entre otros, puede agravar sus síntomas al forzar el alcanzar objetivos que están fuera de su alcance en ese momento (Cavanagh, “Problemas de salud mental y clientes difíciles en Coaching Ejecutivo”) de ahí la necesidad de que el coaching sea realizado por un profesional que pueda distinguir si es apropiado o no este tipo de trabajo. No es irrelevante que la Psicología esté catalogada como profesión sanitaria.
  2. Los estudios han puesto en evidencia que, entre el 25% y el 50% de las personas que solicitan servicios de coaching, presentan niveles de psicopatología clínica (ver Green, Oades, y Grant, 2006; Spence y Grant, 2005). Como decíamos está bien visto tener un coach aunque no sea lo necesita esa persona en ese momento.
  3. El profesional de la Psicología se adscribe, al colegiarse, a un código ético, que garantiza la corrección de sus actuaciones.
  4. Cuenta, además, con un seguro de responsabilidad civil que garantiza ante el cliente el compromiso con el ejercicio de su trabajo.
  5. Está entrenado (como así indica la acreditación otorgada por el COPM de los PsEC®) en la aplicación del método aprovechando todo su background técnico en Psicología, por lo que cuenta con numerosos y diferentes recursos para dar respuesta a las necesidades concretas del cliente. Como decía Abraham Maslow “Si tienes un martillo tiendes a tratar todos los problemas como si fueran un clavo”. Dicho de otra forma, para el que sólo tiene un tipo de recursos (lo que llaman frecuentemente “herramientas”), sea cual sea la necesidad del cliente, la tratará como sabe él y no como es conveniente para el cliente.
  6. Porque los Psicólogos expertos en coaching PsEC® están entrenados para actuar en todos y cada uno de los niveles de aprendizaje de la persona: desde un cambio de conducta (el más básico) al empoderamiento de su auto-eficacia y capacidad de logro que incide directamente sobre su sentido de identidad (el más complejo).

En definitiva, ¿por qué? Porque es un área natural y lógica de la Psicología, ¿para qué? Dar servicio a la gran mayoría de la población que quiere ir a más en sus resultados, en su bienestar y en su ajueste social ¿Para qué no hacerlo nosotros los psicólogos?

Para más información Grupo de Trabajo de Psicología Coaching del COPM psico-coach@cop.es

Print Friendly, PDF & Email

3 comentarios sobre “Por qué  y para qué de la Psicología Coaching”

  1. Si un psicólogo tiene que formarse en «coaching» da la impresión de que el «coaching» fuera un ámbito del conocimiento mayor que el de la propia Psicología. ¿Por qué no se exige lo contrario, es decir que un «coach» que no ha estudiado Psicología tenga que formarse en Psicología?

    1. Buenos días Fernando:
      El coaching es un método. Y, así lo ha considerado el Consejo de la Psicología de España en su declaración sobre la Psicología Coaching. Cualquier graduado o licenciado en Psicología aprende a lo largo de su carrera profesional nuevos métodos y técnicas que no se han recogido en el curriculum universitario para mejorar su práctica profesional en función de sus intereses.
      Con respecto a otros coaches no podemos, y mucho menos como psicólogos coaches, decir a los demás lo que tienen que hacer.
      Nuestro foco está en trabajar bien y ponerlo en valor ante la sociedad nuestro diferencial competencial lo que redunda en mejores resultados para los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el siguiente enlace.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.