Psicología y pandemia por coronavirus

Estos días estamos asistiendo al espectáculo de ver el comportamiento de nuestros conciudadanos atendiendo las recomendaciones de salir casa lo menos posible, de llevar a cabo medidas higiénicas como lavarse las manos o taparse al toser o estornudar para proteger a los que nos rodean. Todas ellas con el objetivo de frenar la epidemia por el coronavirus SARS-CoV-2 . Sin embargo, al mismo tiempo, no dejamos de ver en los medios de comunicación como, a lo largo de las semanas de confinamiento, hay personas desoyendo dichas recomendaciones ante una situación sanitaria tan extremadamente grave. Personas que se muestra incapaces de sacrificar las visitas a los amigos, los paseos o hacer deporte al aire libre, exponiéndose al peligro de contagiarse y poniendo en peligro a los demás.

Es el momento de la ciencia. La sociedad mira con atención y admiración como los científicos se afanan en entender el mecanismo de acción del virus, del modo en que consigue introducir su código genético en nuestras células para replicarse, de cuáles son los órganos diana de la infección, de los medicamentos que pueden ser útiles en el tratamiento, de la estrategia a seguir para diseñar una vacuna eficaz, etc.

Pero no es sólo el momento de la biomedicina. Como antes mencionaba, el comportamiento está resultando crítico en la lucha contra la epidemia. Lo que las personas hacemos determina claramente el curso de la misma y la Psicología, la ciencia de la conducta, está obligada a hacer su aportación. Corresponde a la Psicología determinar qué factores explican patrones de conducta tan dispares, como que unas personas se comporten de modo responsable mientras que otros lo hagan de forma tan imprudente. Así mismo, los psicólogos debemos indicar el modo más adecuado de dar las instrucciones para facilitar que sigamos las recomendaciones de las instituciones sanitarias, así como orientar a los ciudadanos para que su salud emocional no se vea perjudicada por el confinamiento. No olvidemos que la psicoinmunología ha demostrado desde hace décadas que somos más vulnerables a infecciones dependiendo de nuestro estado de ánimo.

Volviendo al tema de la adherencia a las normas de protección ante el coronavirus, el análisis funcional de la conducta ha realizado grandes avances a lo largo de su historia en la explicación de la habilidad para el seguimiento de instrucciones. Desde esta perspectiva, el seguimiento de instrucciones es un fenómeno de naturaleza verbal al que llamamos conducta gobernada por reglas  y que presenta diferencias significativas sobre el comportamiento modificado por las contingencias directas.

Las reglas funcionan como estímulos que dotan de funcionalidad a otros estímulos, con los que a veces ni siquiera hemos entrado en contacto en el pasado. Los procesos de aprendizaje que hacen posible dicha transformación de funciones de unos estímulos a otros es de una gran complejidad y, hasta donde sabemos, sólo somos capaces de llevarlo a cabo los miembros de nuestra especie.

Imaginemos que estamos en la playa de vacaciones con un amigo y éste nos describe la forma, color y tamaño de un tipo de medusa  que puede haber en esa costa. Nos dice además que es especialmente peligrosa por que el contacto con ella produce una gran reacción cutánea, muy dolorosa que puede requerir hospitalización. Si el amigo en cuestión  tiene credibilidad para nosotros, es muy probable que optemos por no meternos en el mar si vemos alguna en la orilla cuando vamos a darnos un baño. La regla «si te bañas en el mar y te pica una medusa de ese tipo vas a tener un problema serio de salud» transfiere  la funcionalidad aversiva a la medusa.  En consecuencia, actuamos  evitándola cuando la vemos, y esto aunque no hayamos tenido experiencia previa con invertebrados de ese tipo. Es decir, aunque no hayamos tenido una experiencia desagradable en el pasado con ninguna medusa como esa y, tal vez, aunque jamás nos haya picado ninguna.

Aprendemos muy pronto, durante la infancia, a regular nuestros actos por reglas, lo que determina en gran medida el desarrollo psicológico del individuo.  Por ejemplo, la conducta gobernada por reglas permite ampliar el repertorio conductual mucho más rápidamente que si todo el aprendizaje dependiera exclusivamente de la experiencia directa, por ensayo y error. En este sentido, imaginemos lo que sería dejar que los niños aprendieran a cepillarse los dientes de modo eficaz, vestirse, coger el lápiz… sin darles ninguna instrucción.  El tiempo que emplearían para que adquieran esos y muchos otros comportamientos sería, sin duda, mucho mayor.

Además, el ritmo de aprendizaje resultaría más heterogéneo, haciendo inviable una educación conjunta.  Por otro lado, y no menos importante, un adecuado desarrollo de la habilidad para seguir reglas es la base del comportamiento moral, del modo en que los valores organizan nuestras acciones dotándolas de significado.

En opinión de muchos expertos, el comportamiento verbal, seña de identidad de nuestra especie, ha supuesto un gran valor adaptativo del que ha dependido nuestra supervivencia. Quizá la situación sanitaria que vivimos hoy sea en uno de esos hitos que hayamos de superar como especie y el comportamiento moral ligado a nuestras competencias verbales sea, una vez más, crítico para salvar la situación.

Páez-Blarrina, M., Gutiérrez-Martínez, Olga., Valdivia-Salas, Sonsoles., Luciano-Soriano, Carmen. (2006). Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y la importancia de los valores personales en el contexto de la terapia psicológica. International Journal of Psychology and Psychological Therapy,  6, 1-20.

Gómez, I., Moreno, E., López, N. (2006).  (In)sensibilidad a unas u otras contingencias en el marco de la conducta gobernada por reglas. Madrid: Plaza y Valdés.

Print Friendly, PDF & Email

Acerca de Francisco Cózar de Quintana

Psicólogo Clínico Profesor asociado de la Universidad Autónoma de Madrid

Ver todas las entradas de Francisco Cózar de Quintana →

Un comentario sobre “Psicología y pandemia por coronavirus”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el siguiente enlace.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.